miércoles, 5 de noviembre de 2014

Anillamiento nocturno en las Marismas del Guadalquivir

Vaya lujazo... hace unas semanas, anillando en el Delta del Ebro, y el pasado día 10 de octubre, en las Marismas del Guadalquivir, dentro del parque Nacional de Doñana. En esta ocasión, íbamos a acompañar a  Manuel Vazquez, excelente anillador del Grupo Zamalla, dentro de su programa de seguimiento de rapaces nocturnas en este lugar. También estaba otro gran anillador, Manuel Vega, para realizar esa jornada nocturna. Todo un privilegio anillar junto a estos dos grandes ornitólogos y amigos !.


Llegamos a la zona sobre las 19'00. Nada más llegar, comenzamos rápidamente a montar las redes antes de que oscureciera. Se montaron dos, bastante separadas una de otra para que no se interfirieran los reclamos. Aparte de estas redes para rapaces nocturnas, se montaron dos más para ver si ya habían llegado alondras a la zona, ya que días atrás no se habían detectado todavía.

Montando redes

Redes listas justo antes de que oscureciera

La primera vuelta a las redes, fue nula del todo. Ni una sola ave. Parecía presagiar que la jornada iba a ser muy negativa. En la segunda vuelta, todo cambió. 4 Lechuzas (Tyto alba) en la primera red y otra más en la segunda. Es la primera vez que veo tanta lechuza junta en una misma red !.
En las vueltas siguientes, siguió el goteo de capturas, una aquí, dos en el otro lado, otras dos más tarde...

Primeras capturas

Extrayendo una de las Lechuzas

Poniendo la anilla



La jornada nocturna fue todo un éxito. Se anillaron un total de 14 Lechuzas, y también 5 Alondras comunes (Alauda arvensis). Unas cifras estupendas teniendo en cuenta que las redes estuvieron operativas de 19'30 a 23'00. No es fácil conseguir ese número de rapaces nocturnas. Con las de esta jornada, ya pasan de 100 este año. Yo a lo máximo que he llegado en una sola jornada es a 6.

Manuel Vazquez examinando una de las Alondras comunes anilladas

Manuel Vega lliberando una alondra

Quiero dar las gracias a Manuel Vazquez, Manuel Vega, Jose Antonio Primo y Maria Arana, que hicieron de ésta, una jornada de anillamiento inolvidable, tanto por las aves capturadas como por la hospitalidad y atenciones que tuvieron con mi mujer y conmigo. Me queda la espinita clavada de no haber tenido tiempo de quedar con otro gran anillador, Fernando Gavilán, al que tengo muchas ganas de conocer en persona, pero no he podido disponer del tiempo que hubiera querido para campear por esas tierras.


jueves, 16 de octubre de 2014

En el Delta del Ebro

La semana pasada, tuve la oportunidad de estar tres días anillando en la Estación Biológica de Canal Vell, en el Delta del Ebro, dentro de la campaña del paso postnupcial que lleva el ICO (Institut Català d'Ornitologia). Han sido tres días inolvidables. No es que haya anillado mucho, a pesar de las 22 redes montadas allí, es por el hecho de estar en ese enclave privilegiado. Han sido muchas, muchísimas las imágenes que se me han quedado grabadas en la cabeza. Los amaneceres y atardeceres eran fantásticos, irreales casi.





Despertarme por las mañanas y encontrarme con estos paisajes, no tiene precio, bueno sí, las innumerables picaduras de mosquitos que me he traído de recuerdo. Ni lociones, ni manga larga, no sé como lo hacían, pero me acribillaron !.
En cuanto al anillamiento en sí, lo dicho anteriormente, no he anillado mucho a pesar del elevado número de redes y de ser éste un lugar para el paso migratorio muy importante, pero es lo que tiene esta época, hay días en los que recalan allí muchísimas aves, buscando descanso y reponer fuerzas, y otros en los que el paso apenas se ve. A mí me tocó esto último.


Aún así, he podido disfrutar de algunas especies a la que no estoy acostumbrado a anillar, como es el caso de Pechiazul (Luscinia svecica) y Buscarla unicolor (Locustella luscinoides). También se han anillado una cantidad importante de Martín pescador (Alcedo atthis) y Carricero común (Acrocephalus scirpaceus). Las cifras no las puedo constatar ya que los registros de los anillamientos efectuados, se quedan en la estación para ser procesados posteriormente por el ICO.

 Precioso macho de Pechiazul

Locustella luscinoides

Muda suspendida de Locustella luscinoides

El no capturar un número elevado de aves, me ha permitido disfrutar más de todo este lugar, y de observar aves y otros animales que campan por este maravilloso lugar.

 Precioso ejemplar de mariposa tigre


 Morito (Plegadis falcinellus)

 Calamón (Porphyrio porphyrio)


Me ha ido de fábula anillar poco, y poder disfrutar más de este maravilloso lugar. La única nota negativa de haber estado aquí, la puso el inicio de la veda de caza. Cazar aquí, en uno de los mejores santuarios para las aves de Europa, es un sacrilegio, pero que encima la caza se haga DE NOCHE, es incomprensible y fuera de toda lógica. La última vuelta a las redes, ya de noche, la tuve que hacer práticamente agachado, por miedo a recibir algún disparo. Se oían tiros por todas partes, y muy cerca de dónde yo me encontraba. Me he enterado de que se han abatido especies protegidas, como el caso de un Águila pescadora y un Tarro blanco. Normal, teniendo en cuenta que en la oscuridad de la noche no creo que puedan apreciar a qué disparan !. Quitando esto de la primera jornada de caza, el resto de mi estancia aquí ha sido para enmarcar...

martes, 26 de agosto de 2014

Anillando en El Bodón (Salamanca)

Bueno, después de tener  mil problemas con mi blog, vuelvo a hacerme con el control y puedo volver a escribir en él !. Que mejor manera de retomarlo de nuevo que haciendo una entrada sobre las jornadas de anillamiento que he hecho en mi pueblo salmantino de El Bodón. No nací aquí, pero llevo veinti-tantos años viniendo. Muchos años recorriendo sus campos y dehesas... así que algo mío sí que es.
He hecho en total cuatro jornadas. No son muchas (dos de ellas muy cortas), pero la espalda no da para más, que le voy a hacer. El esfuerzo de haber estado toooodo el mes de julio impartiendo un curso intensivo de anillamiento, me ha pasado factura !.
En estas cuatro jornadas, he capturado y anillado un total de 137 aves, de 32 especies diferentes. Cabe destacar, a parte de la gran diversidad, la segunda recuperación de un ave con anilla extranjera en este municipio, un Papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca) con anilla alemana que hice en la primera jornada (8-8-14). Fecha muy temprana para esta especie migradora, pero la recaptura lo confirma.

Amanece camino de la dehesa del pueblo

Charca donde estaban ubicadas dos redes
Todo un lujo poder haber contado con la colaboración de dos compañeros míos del Grup Parus, Natàlia y Lluis, que vinieron a echarme una mano aprovechando sus vacaciones por los Arribes del Duero.

 Natàlia anillando una Curruca mirlona
Extrayendo pájaros de una de las redes

El total de aves anilladas en estas cuatro jornadas, 137 aves de 32 especies diferentes, como ya comenté anteriormente, queda como sigue:

2   Abejaruco europeo (Merops apiaster)
1   Tórtola europea (Strpstopelia turtur)
1   Cogujada montesina (Galerida theklae)
4   Ruiseñor común (Luscinia megarhynchos)
1   Cetia ruiseñor (Cettia cetti)
1   Colirrojo real (Phoenicurus phoenicurus)
1   Curruca zarcera (Sylvia communis)
1   Curruca capirotada (Sylvia atricapilla)
12 Curruca mirlona (Sylvia hortensis)
2   Curruca rabilarga (Sylvia undata)
4   Curruca mosquitera (Sylvia borin)
16 Curruca carrasqueña (Sylvia cantillans)
8   Zarcero común (Hippolais polyglotta)
1   Mosquitero ibérico (Phylloscopus ibericus)
14 Mosquitero papialbo (Phylloscopus bonelli)
19 Mosquitero musical (Phylloscopus trochilus)
1   Papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca) * Anilla alemana
7   Rabilargo  (Cyanopica cooki)
3   Alcaudón común (Lanius senator)
1   Picogordo (Coccotrhaustes coccotrhaustes)
3   Verderón común (Chloris chloris)
4   Pardillo común (Carduelis cannabina)
2   Pinzón vulgar (Fringilla coelebs)
4   Herrerillo común (Cyanistes caeruleus)
5   Carbonero común (Parus major)
1   Chochín (Troglodytes troglodytes)
1   Agateador común (Certhia brachydactyla)
3   Trepador azul (Sitta europaea)
2   Estornino negro (Sturnus unicolor)
1   Mirlo común (Turdus merula)
6   Gorrión común (Passer domesticus)
3   Escribano soteño (Emberiza cirlus)

 Macho de Colirrojo real (Phoenicurus phoenicurus)

 Curruca zarcera (Sylvia communis)

 Curruca rabilarga (Sylvia undata). La primera que anillo en Salamanca

Rabilargo  (Cyanopica cooki)

 Tórtola europea (Streptopelia turtur)

De las anécdotas que me han pasado en estas jornadas, la más curiosa sin duda alguna, fué la presencia en la última jornada de un zorro merodeando la zona. Sorprendí al animal en la segunda vuelta que hice a las redes. Llevaba ya 56 aves anilladas, y todavía no era ni media mañana !. Sin duda hubiera sido una jornada muy buena, con un alto número de anillamientos, pero como este inesperado visitante estuvo muy al tanto de las redes, tuve que desmontarlo todo como previsión, para evitar la depredación de el zorro sobre las aves atrapadas en las redes.

 El inesperado y astuto visitante, atento a ver si caía algún pájaro en la red...

 Si no lo veo no lo creo. ¡¡ Usó una de las cuerdas de las redes a modo de hilo dental !!

Me fastidió la mañana, pero se dejó hacer a cambio un montón de fotos 

video
Mini-video que hizo Lluís cuando liberábamos Natàlia y yo dos Rabilargos

domingo, 20 de abril de 2014

UN AÑO DESPUÉS...

Nada mejor que este títular para definir esta entrada del blog. Casi un año ha pasado ya desde la última vez que publiqué algo. Entre temas personales, laborales y "otros", como que he dejado de lado el blog. A ver si lo retomo de nuevo.
Han vuelto los Chorlitejos chicos al Ripoll. De eso hace ya unos cuantos días. Estaba deseando volver a verlos por la zona para comprobar si lo del marcaje con banderolas numeradas es efectivo o no. De momento la conclusión que he podido sacar desde que han vuelto es ÉXITO al 100 %. Llevo controlados ya varios ejemplares, distintas numeraciones, pero con una característica común entre todos ellos, TODOS han sido vistos justo en las mismas zonas que ocupaban el pasado año, cuando fueron marcados. Ni uno sólo de ellos ha sido visto fuera de sus territorios de 2013. Eso es bastante significativo.

Control de banderola 00, fotografiado justo en el mismo punto que el pasado año


Dos imágenes en la que se ven tres chorlitejos, dos de ellos marcados (006 y 007)

En lo que llevamos de primavera, se han marcado 5 ejemplares más, y controlado 4 anillados en 2013 (banderolas 00, 06, 07 y 18). También se ha hecho una recaptura de un ejemplar anillado en 2008 y recuperado en 2010 y 2014, siempre en el mismo punto del río.

 Se toman varias fotografias de cada ejemplar marcado para futuras comparaciones. Foto Paco Bonilla

Tomando notas del peso de cada ejemplar. Foto Paco Bonilla

Seguimos con el proyecto. Ahora toca dejarlos tranquilos unas semanas y tomar nota de sus movimientos a distancia, bien con prismáticos, telescopios o cámaras fotográficas. Más adelante, cuando ya los jóvenes que nazcan este año estén volando por el río, volveremos a intentar capturar algún ejemplar más para seguir con el marcaje. El objetivo en este caso, sería marcar algún juvenil, para comprobar si en años sucesivos vuelven a su lugar de nacimiento o si por el contrario, elijen nuevas zonas dónde establecerse.

martes, 7 de mayo de 2013

ESTUDIO SOBRE EL CHORLITEJO CHICO

Por fin, después de dos años intentando sacar adelante este proyecto, y de un montón de trabas burocráticas, he puesto en marcha un estudio sobre la población de Chorlitejo chico (Charadrius dubius) del río Ripoll, a su paso por Ripollet. Es algo que me rondaba por la cabeza desde hacía mucho tiempo. Se hace difícil entender que esta especie, muy abundante en esta zona, elija precisamente este sitio para criar. Son muy numerosas las molestias que encuentran en sus zonas de cría. Un entorno extremadamente humanizado es el que rodea a su hábitat.

Carril bici y camino junto al río

Uno de los tramos del río objeto de estudio

El paseo que discurre paralelo al margen del río está siempre muy concurrido de personas paseando, corriendo o en bici. Hay muchísimos huertos  tocando la orilla del río. Todos estos huertos no tendrían que estar ahí, pero bueno, están. Depende de las autoridades municipales que sigan allí o no en un futuro. A todo esto hay que añadir la presencia de personas que realizan pesca furtiva y, como no, los enemigos naturales de los Chorlitejos, como pueden ser los numerosísimos gatos que hay en los huertos colindantes.
Es por todo esto que pensé en hacer un seguimiento a esta población de este pequeño limícola. Para ello pensé en anillas de lectura a distancia. En principio, el coordinador europeo de las marcas de colores, me propuso una serie de combinaciones de anillas que consideré excesivo para un ave tan pequeña. Un montón de anillas en ambas patas. Era inviable, poner tal cantidad de anillas a estos pájaros. Un amigo mío y compañero de anillamiento, J. C. Fernández Ordóñez, me propuso marcar las aves con banderolas de lectura a distancia, muy utilizadas en América, pero casi desconocidas por aquí.

Banderolas numeradas que permitirán el seguimiento a distancia de los Chorlitejos

Anillas que portarán los Chorlitejos objeto de estudio

Propusimos el tema al coordinador europeo y al ICO (Institut Català d'Ornitología), y no hubieron pegas, así que ya era cuestión de encargar la fabricación de las banderolas y esperar a que llegasen los Chorlitejos. Éstas son las primeras banderolas de este tipo que se ponen en Catalunya.
El pasado 20 de abril, comenzamos a marcar los primeros. Dado lo concurrido de la zona, las redes sólo pueden estar abiertas y operativas una hora antes del amanecer, porque ya cuando sale el sol, aquello se llena de gente y no podríamos hacer bien nuestro trabajo. 
En ésta primera jornada, marcamos 4 ejemplares, tres machos y una hembra. El tiempo en procesar cada ave (ponerle las anillas y banderola) y tomar las medidas biométricas, es muy corto, por lo que las molestias que les ocasionamos son mínimas.



El total de Chorlitejos chicos marcados hasta el día de hoy, son 8. En sucesivas jornadas, esperamos ir incrementando el número de ejemplares marcados. Ésto es algo que se debe ir haciendo poco a poco. El marcarlos tampoco supone tanto esfuerzo, el verdadero trabajo lo tendremos en años venideros cuando empecemos a anotar sus movimientos, y a hacerles el seguimiento a distancia. De momento, ya hemos empezado a tomar estas notas gracias a los 8 ejemplares marcados.
Quiero dar las gracias a mi compañero J.C. Fernández por realizar las gestiones para conseguir las banderolas numeradas, y a Jose A. Bozas y Manolo Flores, por su inestimable ayuda en las jornadas de campo (de río en este caso)

Primer ejemplar marcado que vemos en "su territorio"