lunes, 18 de mayo de 2015

De vuelta al pirineo

La última vez que estuve anillando en primavera en el pirineo de Girona, fué hace tres años. Ya tocaba. Tenía ganas de volver de nuevo por este lugar en ésta época del año. Los colores parecen más intensos aquí. El cielo tiene un azul más vivo, los prados han abandonado el blanco invernal y ahora están vestidos con un verde intenso, salpicados de amarillos y azules de miles de florecillas. Se asoman tímidamente las Marmotas y compiten los pájaros por hacerse con su parcela de terreno para criar.



A pesar de llegar pronto, a las 6'45 ya lucía el sol. Lo malo de venir aquí en estas fechas es que hay que madrugar muchísimo. Montamos redes por la parte más bien alta de la montaña, que era dónde vimos movimiento de pájaros. Un lugar el elegido sólo apto para las cabras. Cada vez que teníamos que subir a revisar las redes acabábamos resoplando por el esfuerzo. El viento en éste día, no ayudó mucho. Soplaba con insistencia desde que llegamos, con lo que las redes parecían banderas ondeando. Pensábamos que no íbamos a capturar nada de nada, pero afortunadamente no fué así. Sólo hemos podido anillar 7 aves, pero por lo inusual de sus capturas y por su belleza, ha valido la pena tanto esfuerzo. Los anillamientos han sido éstos:

2 Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)
1 Roquero rojo (Monticola saxatilis)
1 Collalba gris (Oenanthe oenanhte)
1 Pardillo común (Carduelis cannabina)
1 Escribano montesino (Emberiza cia)
1 Escribano cerillo (Emberiza citrinella)

 Espectaculares colores presentaba este Escribano cerillo


 Macho de Alcaudón dorsirrojo



 Macho de Pardillo común 

 Hembra de Escribano montesino

Macho de Roquero rojo


Quiero dar las gracias a Raquel Larios y a Jose Antonio Pagés por su gran esfuerzo a la hora de hacer ésta jornada. La verdad es que hemos acabado rotos !

sábado, 14 de marzo de 2015

Jornada de fringílidos y mosquiteros en Can Manent

Comienzan a marchar a sus cuarteles de cría las aves invernantes. Ya se empiezan a ver por aquí menos mosquiteros y colirrojos. La primavera está a la vuelta de la esquina, y con ella llegarán las aves estivales. Para aprovechar los comederos en la Estación ornitológica Can Manent, quisimos organizar el pasado día 7, una jornada de anillamiento antes de que nos dejasen las aves que han estado en Can Manent todo el invierno. Ahora que la estación primaveral traerá abundancia de frutos e insectos, es hora de dejar de cebar los comederos.


Empezamos la jornada pronto, a las 6 ya estábamos en marcha montando las redes, aunque yo me adelanté y fuí antes para intentar capturar alguna nocturna. No habíamos acabo de montar  todas las redes, cuando en la red que puse expresamente para mochuelo, cayó uno. Ya andaba con ganas de anillarlo después de estar escuchándolo cada vez que veníamos aquí a anillar.


Al rato de acabar de montar, empezamos las primeras visitas a las redes, y vimos que la previsión para esta jornada íba a ser más o menos la prevista. mosquiteros (por las balsas y carrizo) y fringílidos (en los comederos), aunque, como toda jornada que se precie, también están las especies "no esperadas", que te alegran el día





La jornada acabó sobre las 14'00, con un resultado final de 127 capturas, de 22 especies diferentes, que quedan resumidas de la siguiente manera: 

1 Mochuelo común (Athene noctua)
26 Verderón común (Chloris chloris)
22 Jilguero común (Carduelis carduelis)
9 Serín verdecillo (Serinus serinus)
2 Pinzón vulgar (Fringilla coelebs)
1 Picogordo (Coccothraustes coccothraustes)
25 Mosquitero común (Phylloscopus collybita)
7 Escribano palustre (Emberiza schoeniclus)
7 Carbonero común (Parus major)
1 Zorzal común (Turdus philomelos)
6 Gorrión común (Passer domesticus)
1 Mirlo común (Turdus merula)
3 Petirrojo europeo (Erithacus rubecula)
3 Cetia ruiseñor (Cettia cetti)
1 Carbonero garrapinos (Periparus ater)
3 Escribano soteño (Emberiza cirlus)
3 Acentor común (Prunella modularis)
1 Estornino negro (Sturnus unicolor)
1 Pico picapinos (Dendrocopos major)
1 Bisbita pratense (Anthus pratensis)
1 Chochín (Troglodytes troglodytes)
2 Curruca capirotada (Sylvia atricapilla)



Han hecho posible esta jornada, Ignasi Toranzo, Mª Rosa de Jaureguizar, Rosa Mateu, Naike Abad, Clemente Fernández y yo.




lunes, 19 de enero de 2015

Buen comienzo de 2015

Este pasado fín de semana, nos reunimos varios miembros del Grupo Parus para realizar una jornada de anillamiento en una zona próxima a Mollet del Vallès (Barcelona). Teníamos buenas sensaciones con esta zona, ya que previamente la habíamos estado estudiando días atrás, y vimos que el movimiento de aves por allí era importante, sobre todo de fringílidos.También era una buena oportunidad para que los anilladores en formación que vienen con nosotros estrenasen otro método de trampeo, nuevo para ellos, los cepos-malla (hasta ahora siempre habían anillado con nosotros con redes de niebla o japonesas).
El día amaneció gélido, con todo el campo blanquecino, cubierto por la escarcha. Daba un poco de palo meterse en el agua para montar algunas redes cruzando el río, pero teníamos que hacerlo ya que queríamos intentar anillar también algún limícola. Como en esta ocasión fuímos varios componentes del Grupo, nos dividimos para montar, unos en el agua, otros en el campo...


Las primeras visitas a las redes ya nos acabó de confirmar que el número de ejemplares que íbamos a anillar, iba a ser alto. Las redes en el agua sólo nos dieron como fruto la captura de un Andarríos grande (Tringa ochropus), pero las redes del campo eran otra cosa,, allí había mucho movimiento.

Precioso ejemplar de macho de Colirrojo tizón

Macho y hembra de Tarabilla común 

Los encargados de montar los cepos Mª Rosa, Estefi, Naike y Clemente, supieron elegir bien los lugares donde ubicarlos, y capturaron un total de 6 aves. No está nada mal teniendo en cuenta que, como ya había comentado antes, nunca antes habían utilizado este método de trampeo.
El total de aves anilladas en este domingo, día 18 de enero, han sido 136, de 15 especies diferentes. El listado queda como sigue:

1 Curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala)
3 Cetia ruiseñor (Cettia cetti)
5 Petirrojo europeo (Erithacus rubecula)
1 Andarríos grande (Tringa ochropus)
1 Mirlo común (Turdus merula)
6 Escribano soteño (Emberiza cirlus)
89 Verdecillo común (Serinus serinus)
4 Jilguero común (Carduelis carduelis)
8 Mosquitero común (Phylloscopus collybita)
1 Zorzal común (Turdus philomelos)
1 Carbonero común (Parus major)
2 Tarabilla común (Saxicola torquatus)
11 Bisbita pratense (Anthus pratensis)
1 Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros)
1 Lavandera blanca (Motacilla alba)

Hemos estado allí para realizar esta jornada, Angel Fernández, Jordi Rodri, Fermín Rodríguez, Jose A. Bozas, Ignasi Toranzo, Estefanía Jimenez, María Rosa de Jaureguizar, Raquel Larios, Naike Abad, Clemente Fernández y yo

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Anillamiento nocturno en las Marismas del Guadalquivir

Vaya lujazo... hace unas semanas, anillando en el Delta del Ebro, y el pasado día 10 de octubre, en las Marismas del Guadalquivir, dentro del parque Nacional de Doñana. En esta ocasión, íbamos a acompañar a  Manuel Vazquez, excelente anillador del Grupo Zamalla, dentro de su programa de seguimiento de rapaces nocturnas en este lugar. También estaba otro gran anillador, Manuel Vega, para realizar esa jornada nocturna. Todo un privilegio anillar junto a estos dos grandes ornitólogos y amigos !.


Llegamos a la zona sobre las 19'00. Nada más llegar, comenzamos rápidamente a montar las redes antes de que oscureciera. Se montaron dos, bastante separadas una de otra para que no se interfirieran los reclamos. Aparte de estas redes para rapaces nocturnas, se montaron dos más para ver si ya habían llegado alondras a la zona, ya que días atrás no se habían detectado todavía.

Montando redes

Redes listas justo antes de que oscureciera

La primera vuelta a las redes, fue nula del todo. Ni una sola ave. Parecía presagiar que la jornada iba a ser muy negativa. En la segunda vuelta, todo cambió. 4 Lechuzas (Tyto alba) en la primera red y otra más en la segunda. Es la primera vez que veo tanta lechuza junta en una misma red !.
En las vueltas siguientes, siguió el goteo de capturas, una aquí, dos en el otro lado, otras dos más tarde...

Primeras capturas

Extrayendo una de las Lechuzas

Poniendo la anilla



La jornada nocturna fue todo un éxito. Se anillaron un total de 14 Lechuzas, y también 5 Alondras comunes (Alauda arvensis). Unas cifras estupendas teniendo en cuenta que las redes estuvieron operativas de 19'30 a 23'00. No es fácil conseguir ese número de rapaces nocturnas. Con las de esta jornada, ya pasan de 100 este año. Yo a lo máximo que he llegado en una sola jornada es a 6.

Manuel Vazquez examinando una de las Alondras comunes anilladas

Manuel Vega lliberando una alondra

Quiero dar las gracias a Manuel Vazquez, Manuel Vega, Jose Antonio Primo y Maria Arana, que hicieron de ésta, una jornada de anillamiento inolvidable, tanto por las aves capturadas como por la hospitalidad y atenciones que tuvieron con mi mujer y conmigo. Me queda la espinita clavada de no haber tenido tiempo de quedar con otro gran anillador, Fernando Gavilán, al que tengo muchas ganas de conocer en persona, pero no he podido disponer del tiempo que hubiera querido para campear por esas tierras.


jueves, 16 de octubre de 2014

En el Delta del Ebro

La semana pasada, tuve la oportunidad de estar tres días anillando en la Estación Biológica de Canal Vell, en el Delta del Ebro, dentro de la campaña del paso postnupcial que lleva el ICO (Institut Català d'Ornitologia). Han sido tres días inolvidables. No es que haya anillado mucho, a pesar de las 22 redes montadas allí, es por el hecho de estar en ese enclave privilegiado. Han sido muchas, muchísimas las imágenes que se me han quedado grabadas en la cabeza. Los amaneceres y atardeceres eran fantásticos, irreales casi.





Despertarme por las mañanas y encontrarme con estos paisajes, no tiene precio, bueno sí, las innumerables picaduras de mosquitos que me he traído de recuerdo. Ni lociones, ni manga larga, no sé como lo hacían, pero me acribillaron !.
En cuanto al anillamiento en sí, lo dicho anteriormente, no he anillado mucho a pesar del elevado número de redes y de ser éste un lugar para el paso migratorio muy importante, pero es lo que tiene esta época, hay días en los que recalan allí muchísimas aves, buscando descanso y reponer fuerzas, y otros en los que el paso apenas se ve. A mí me tocó esto último.


Aún así, he podido disfrutar de algunas especies a la que no estoy acostumbrado a anillar, como es el caso de Pechiazul (Luscinia svecica) y Buscarla unicolor (Locustella luscinoides). También se han anillado una cantidad importante de Martín pescador (Alcedo atthis) y Carricero común (Acrocephalus scirpaceus). Las cifras no las puedo constatar ya que los registros de los anillamientos efectuados, se quedan en la estación para ser procesados posteriormente por el ICO.

 Precioso macho de Pechiazul

Locustella luscinoides

Muda suspendida de Locustella luscinoides

El no capturar un número elevado de aves, me ha permitido disfrutar más de todo este lugar, y de observar aves y otros animales que campan por este maravilloso lugar.

 Precioso ejemplar de mariposa tigre


 Morito (Plegadis falcinellus)

 Calamón (Porphyrio porphyrio)


Me ha ido de fábula anillar poco, y poder disfrutar más de este maravilloso lugar. La única nota negativa de haber estado aquí, la puso el inicio de la veda de caza. Cazar aquí, en uno de los mejores santuarios para las aves de Europa, es un sacrilegio, pero que encima la caza se haga DE NOCHE, es incomprensible y fuera de toda lógica. La última vuelta a las redes, ya de noche, la tuve que hacer práticamente agachado, por miedo a recibir algún disparo. Se oían tiros por todas partes, y muy cerca de dónde yo me encontraba. Me he enterado de que se han abatido especies protegidas, como el caso de un Águila pescadora y un Tarro blanco. Normal, teniendo en cuenta que en la oscuridad de la noche no creo que puedan apreciar a qué disparan !. Quitando esto de la primera jornada de caza, el resto de mi estancia aquí ha sido para enmarcar...