viernes, 21 de julio de 2017

Nuevo objetivo del proyecto Chorlitejos del río Ripoll

Cada vez publico menos en mi blog. Tenía ganas de explicar lo que escribiré a continuación.
 Han sido meses de duro trabajo y mucho, mucho esfuerzo. Como cada año desde 2013, marcamos con banderola de lectura a distancia a los Chorlitejos chicos reproductores de la cuenca baja del río Ripoll, a su paso por Ripollet. Éste año ha sido totalmente diferente a los anteriores. Ahora, con más de 50 ejemplares marcados, ya sabíamos que tocaba emplearnos a fondo con el seguimiento a distancia. Al equipo de personas que formamos este proyecto, Manuel Flores, Jose Antonio Bozas, Naike Abad, y yo,  se nos ha unido este año, y esperemos que muchos años más, Jesús Alfonso i Prieto... Xama, como le llaman en su tierra, Alicante.
Las horas y horas de seguimiento a distancia, han dado resultados espectaculares. Muchas lecturas de banderolas y muchos emparejamientos de ejemplares marcados.




Al controlar las parejas, se controlaron también las ubicaciones de los nidos. Todo parecía normal. Se anotaban cada puesta de huevos de cada nido. A medida que pasaban los días, comprobábamos que TODOS los huevos, iban desapareciendo poco a poco. Hemos contabilizado más de 100 huevos perdidos !!. Éste río está plagado de innumerables molestias para esta especie. Masificación de personas en las orillas del Ripoll, ocupando terrenos para hacer huertos, y últimamente, barbacoas familiares, depredadores naturales "expoliadores" de nidos (Urracas, Pollas de agua, Zorros, gatos, etc...), y también las pérdidas por causas naturales (crecida del caudal del río por lluvias).


Decidimos que debíamos hacer alguna cosa al respecto, tantísimos huevos perdidos (más de 100, como ya he comentado antes), era algo muy preocupante, así que aparcamos los alicates de anillar, y nos pusimos manos a la obra.  La primera idea, fue la colocación de jaulas de protección en los nidos, medida ésta exitosa en otros países, pero que aquí en España todavía es impensable que prospere, de momento, La falta de respeto y de civismo siguen bien arraigados en nuestro país, desgraciadamente.


Construcción de jaula de protección de nidos

Jaula colocada y con nido activo. Los ejemplares siguen su rutina de incubar

Al poco de la colocación de las jaulas, éstas desaparecieron. Quizás fueran las lluvias o que se las llevaron, no sé, pero el caso es que la primera medida, no funcionó. Había que buscar un plan B. A Xama se le ocurrió la idea de fabricar huevos falsos, cambiarlos por los auténticos, y los verdaderos incubarlos artificialmente, hasta que faltase poco para la eclosión. La idea era muy buena, así que nos pusimos a ello. Empecé a tramitar los permisos necesarios en un tiempo récord, y mientras éstos se gestionaban, mis compañeros por otro lado, empezaban las manualidades. Se debían hacer unos cuantos huevos falsos, lo suficientemente parecidos en tamaño, color y peso, para que la idea fuera exitosa.


 Nuestro compañero Xama tuvo mucha faena recreando huevos


Ahora quedaba recolocar las réplicas de huevos en los nidos seleccionados, y los huevos verdaderos, llevarlos al Centro de Recuperación de Fauna Salvaje de Torreferrussa, dónde nuestra compañera y amiga Raquel Larios, ha hecho un trabajo excepcional con el control y seguimiento del proceso de incubación artificial.

Colocación de réplicas de huevos sustituyendo a los auténticos

Toma de datos antes de ser colocados en la incubadora



Ahora ya sólo quedaban dos faenas pendientes, comprobar que las parejas seguían incubando los huevos artificiales, y esperar a que Raquel nos avisase cuando ya estuvieran a punto de nacer los pollos, para devolverlos a sus nidos originales.
Nos asombró la facilidad con que las parejas adoptaban a las réplicas como suyas. Al poco rato de haber hecho el cambio, ya estaban incubando.

En menos de dos minutos ya estaban incubando las réplicas

Finalmente, llegó el día en que Raquel nos avisaba de que los huevos ya estaban a punto de eclosionar. Fuí a buscarlos para devolverlos a sus nidos, y a partir de ahí, era controlarlos a distancia hasta que se produjeran los nacimientos.

No puedo describir la emoción que sentí al ver a los nuevos pequeños chorlitejos recién nacidos. Por fín, después de más de 100 huevos perdidos, todas esas horas de esfuerzo por parte de todos los que estamos implicados en el proyecto, han tenido su recompensa. 

Primer pollo nacido gracias al programa de incubación artificial 


Éste cuesta algo más de ver. Primer pollo del segundo nido

Ahora que hemos comprobado que este método es viable, esperamos que el próximo año, se puedan revertir esas cifras tan negativas de la reproducción de esta especie en el río Ripoll. 
A estas alturas, ya algunos ejemplares comienzan a "hacer las maletas" para su viaje migratorio a Africa. Estamos ansiosos de que retornen el próximo año y ayudarles en todo lo que podamos para que nazcan cuantos más chorlitejos, mejor. El esfuerzo será muy grande, pero valdrá la pena.
Gracias de nuevo a estas personas que forman del equipo de este ilusionante proyecto, Naike, Xama, Jose, Manolo y Raquel, y gracias también al personal del Centro de Recuperación de Fauna salvaje de Torreferrussa, por ayudarnos al ceder sus instalaciones y equipo técnico para realizar las incubaciones artificiales. Sin ésta ayuda no hubiera sido posible realizar este trabajo.


7 comentarios:

JOSE ANTONIO FIMIA dijo...

FELICIDADES COMPAÑERO Y SUERTE PARA EL AÑO QUE VIENE.

Neska83 dijo...

GRANDIOSO!!! Espero poder colaborar con vosotros el próximo año!

Neska83 dijo...

Por cierto, cómo sabíais el tiempo aproximado de eclosión? Usáis algun tipo de fórmula usando de referencia la fecha de puesta?

Antonio España dijo...

Gracias ! Espero que el año que viene se reduzcan mucho las pérdidas de huevos y aumenten los nacimientos. Anotamos a qué nido pertenece cada huevo, Natalia, y más o menos la fecha que estimamos que han sido puestos. Igualmente, es en Torreferrussa dónde hacen el control diario de los huevos. Son ellos (ella, Raquel), la que nos avisa de que falta poco. tienen muchísima experiencia en incubaciones !

Javier Romera dijo...

Primero felicitaros por el trabajo hecho. Tengo una duda... ¿Lo acompañais de medidas para evitar el fracaso reproductor? ¿o se trata de mantener la tasa reproductora de manera artificial a perpetuidad?... ¿y si un dia dejais o no podeis seguir con este método? Un saludo y recuerdos a todos.

Ignacio López dijo...

Felicidades. A ver cómo se puede reducir la pérdida de huevos. Desaparecieron las jaulas pero ¿desaparecieron los carteles?

Antonio España dijo...

Gracias por vuestros comentarios !. Javier, no sabríamos como añadir medidas para evitar el fracaso reproductor, de hecho, las únicas que se nos han ocurrido es proteger las puestas cuando son más vulnerables, o sea, cuando son huevos lo que hay en el nido. No pretendemos mantener artificialmente a perpetuidad esta ayuda, porque sería imposible, pero, como ya he publicado en la entrada, no podíamos quedarnos con los brazos cruzados viendo como desaparecían las puestas, unas tras otras, hasta superar los 100 huevos. Si algún día no podemos seguir aportando la ayuda suplementaria de la incubadora, pues seguirán haciéndolo como siempre lo han hecho sin ayuda ninguna. habremos aportado nuestro granito de arena por lo menos... Tú sabes bien lo que es trabajar por la fauna y el entorno con mucho esfuerzo y sin recibir nada a cambio (no lo pedimos tampoco). Tener la satisfacción de saber que has hecho lo que has podido es recompensa suficiente...

Ignacio, los carteles también desaparecieron. No descartamos que haya sido alguna crecida del río, porque hubieron días de lluvia por esas fechas, y al ser laborable, no podíamos estar ahí para ver el nivel del agua